Tamiz Cardiológico
Detección temprana de cardiopatías congénitas

Las cardiopatías congénitas son enfermedades del corazón que se adquieren desde antes del nacimiento. Son la segunda causa de muerte en niños menores de 1 año.

 

Se estima que 1 de cada 100 recién nacidos tienen una cardiopatía congénita. La cuarta parte de ellos muere o tiene complicaciones graves en el primer año.

 

El diagnóstico oportuno es decisivo para obtener mejores resultados.

Examen

La oximetría de pulso es un examen simple, no doloroso ni invasivo, que mide el porcentaje de saturación de oxígeno de la hemoglobina en la sangre arterial.

 

Como los niños con cardiopatía congénita grave tienen poco oxígeno en la sangre, este estudio puede identificarlos antes de presentar síntomas. El tamiz cardiológico debe hacerse en todo recién nacido, aunque parezca sano. Es muy sencillo y rápido, toma solo unos minutos.

 

El momento ideal para realizarlo es después de las primeras 24 horas de vida, pero antes de salir del hospital.

 

Si el estudio es anormal, el bebé debe ser evaluado cuidadosamente por su médico, es posible que tenga alguna enfermedad pulmonar o del corazón.

 

Aunque la oximetría de pulso ha demostrado ser una forma de detección de problemas graves del corazón, no es capaz de detectar la totalidad de los niños con cardiopatía pero si a la mayoría de los que tienen cardiopatía grave.

 

La oximetría de pulso normal NO excluye a todas las cardiopatías.